lunes, 4 de junio de 2007

Soy Lesbiana y Padezco Fibromialgia.

La palabra fibromialgia significa dolor en los músculos y en los tejidos que conectan los huesos, ligamentos y tendones. Fibromialgia[1], se deriva de fibro = tejidos, y algia = dolor. El síndrome de fibromialgia es una forma común de fatiga y dolor muscular generalizado.

Nadie conoce la causa exacta de la fibromialgia, los investigadores especulan que hay muchos factores diversos que, por sí solos o en combinación con otros, pueden causar fibromialgia. Por ejemplo, factores tales como una enfermedad infecciosa, trauma físico o emocional, o cambios hormonales, pueden contribuir al dolor generalizado, fatiga y trastornos del sueño que caracterizan a esta dolencia. También influyen factores como el estrés, violencia domestica, accidentes, accidentes de trabajo, abuso sexuales, traumas, torturas etc. Esta no es una enfermedad contagiosa, no es hereditaria, sin embargo su incidencia es de más de un 90% en mujeres y lo cual puede deberse a las condiciones de vulnerabilidad de las mujeres en la sociedad. Gran parte de las mujeres y lesbianas víctimas de la represión durante la Dictadura padecen hoy de fibromialgia

Las lesbianas que sufrimos de esta enfermedad, sumamos al rechazo que vivimos por ser lesbianas, la lesbofobia presente en nuestras propias comunidades en las cuales muchas veces somos llamadas locas, hipocondríacas y/o conflictivas. En los contextos heterosexuales somos tratadas de neuróticas, objeto de burlas y comentarios sexistas, inclusive hay médicos que tildan a quienes padecen de dicha enfermedad de insatisfechas sexuales y faltas de “pene” que les penetre.

La calidad de vida de quienes vivimos con esta enfermedad es muy mala así como las posibilidades de atención en el sistema de Salud Chileno, donde además nuestra lesbiandad es negada. A ello se suma la falta de información que existe respecto de esta enfermedad por lo cual las licencias médicas son negadas en los trabajos o simplemente no canceladas. La desesperación que produce el dolor permanente, la falta de tratamiento, el rechazo e incomprensión ha llevado a muchas personas que padecen esta enfermedad al suicidio.

La fibromialgia es una enfermedad crónica y su principal síntoma es el dolor muscular. Por lo general ocurre en todo el cuerpo, aunque puede comenzar en una región del mismo, tal como el cuello y los hombros, y extenderse a otras áreas al cabo de cierto tiempo. El dolor producido por la fibromialgia ha sido descrito de diversas formas, tales como: ardor, punzada, rigidez y sensibilidad. A menudo varía según la hora del día, el nivel de actividad física, el clima, los patrones de sueño y la fatiga nerviosa. El dolor es permanente, principalmente en los músculos, y en algunos casos el dolor puede ser bastante severo, sobre todo si no se accede a algún tratamiento paliativo del dolor.

Aunque el resultado del examen físico general casi siempre es normal y las personas tienen un aspecto saludable, un examen cuidadoso de los músculos de las personas con fibromialgia, revela zonas sensibles al tacto en lugares específicos, llamados puntos hipersensibles. La presencia y el patrón de estos puntos característicamente hipersensibles diferencian la fibromialgia de otras afecciones. No todos los médicos saben cómo detectar estos puntos, pero la mayoría de los reumatólogos puede llevar a cabo una evaluación de puntos hipersensibles.


Principales Síntomas Asociados A La Fibromialgia

Dolor, fatiga, trastornos del sueño, síndrome Tempora- mandibular, Depresión.

Síndromes comunes: Menstruaciones dolorosas, dolor toráxico, rigidez matutina de articulaciones cognitiva o de la memoria, punzadas en las manos, calambres vejiga irritable, sensación de hinchazón en las extremidades, mareos, pérdida de equilibrio, sequedad de ojos y boca y alteraciones de la coordinación motora.


Es esencial que hablemos de esta enfermedad, pues su incidencia en mujeres es muy alta, y aunque no existen estudios respecto a su incidencia es muy probable que su incidencia sea muy alta en lesbianas y que en muchos casos no haya sido diagnosticada. Es fundamental conversar de esta enfermedad, con nuestros grupos de pares, en las relaciones amorosas que establecemos pues, más allá de los tratamientos paliativos (de difícil acceso en nuestro país), se puede mejorar la calidad de vida, cambiando el sistema de comidas, y comprensión de la familia o, pareja, ejercicios, bailar, reírse y otros.

Por Carmen Barriga


[1] Enfermedad reconocida por la organización Mundial de la Salud (O.M.S.)

4 comentarios:

Irina dijo...

Este é um problema comum a todos los países, muito bom o artigo.
Abrazos desde o Brasil,
Irina

Anónimo dijo...

estoy muy sorprendida mi pareja tiene 42 y padece de fibromialgia, y aun cuando no estado presente en sus crisis y esta pasando un buen momento me preocupa... pero mas me preocupa al ir conociendo su historia de vida el nivel de autoreprecion que ha vivido durante su vida hasta que se desarrollo su enfermedad acompañada ademas de otros episodios de depreciones y multiples afecciones a los huesos... sin embargo la miro y es la persona mas optimista que he conocido su humor me a convencido realmente que las consas cambian siempre para mejor ... creo que su fe es lo unico que la mantiene de pie y digna de ser lesbiana algo que le costo mucho entender de hecho yo creo que no lo entiende del todo solo lo siente
besos
Paula Berstein

COLECTIVA LESBICA FEMINISTA MOIRAS dijo...

Irina, efectivamente los problemas referidos a la salud de las mujeres y lesbianas son una deuda de las naciones en general, por ello es necesario seguir insitiendo.

Paula, que alegría leerte. La verda que nunca se habla de la fibromialgia en las lesbianas siendo que es muy común... Y como tú dices, con las dificultades que tiene también hemos conocido la fuerza y optimismo detrás muchas de las que sufren de esta enfermedad. Abrazos grandes.


Moiras

Alberto dijo...

Respeto tu gusto y orientacion, pero si quieres que dejen de discriminarte, empieza a hacerlo tu. Leo en el post "MUJERES Y LESBIANAS", que acaso son 2 cosas diferentes? Tal vez fue un error, pero si quieres igualdad, empieza a pensar y escribir como tal, como una mujer.